Portada Occidental de la Catedral de Reims (siglo XIII)

 

        La fachada de la catedral de Reims fue construida entre 1210 y 1290 con triple portada, como es habitual en el gótico clásico (sigue el esquema tripartito que hemos visto en Notre-Dame). Destaca por la profusión de esculturas que invaden todos los espacios disponibles (arquivoltas, columnas, contrafuertes, gabletes etc.). Sin embargo, las puertas no tienen tímpanos, sustituidos por rosetones con vidrieras, por lo que los temas principales se colocan en las columnas y gabletes. En su decoración escultórica intervienen varios talleres con estilos muy diferentes aunque sus obras aparecen frecuentemente mezcladas, incluso en un mismo portal.

Maestro de la Visitación: (ca. 1230, también llamado “Maestro de las Figuras Antiguas”). Es el autor de la Visitación de María a su prima Isabel que ocupa dos estatuas-columna del portal central. Sus figuras tienen un sabor fuertemente antiquizante y demuestran un profundo conocimiento de la escultura clásica, probablemente a partir de sarcófagos romanos. La Virgen y su prima aparecen vestidas de matronas romanas con túnicas en las que late el recuerdo de los paños mojados de Fidias y de la escultura helenística de la escuela de Pérgamo con sus plegados movidos, muy elaborados. Recursos como el de la pierna de apoyo y la pierna libre y una cierta curvatura "praxitélica" demuestran que el conocimiento que el artista tiene de la antigüedad no es solamente superficial, sin embargo no se supera todavía el "principio de disyunción" de Panofsky ya que se adoptan las formas clásicas pero aplicadas a temas cristianos.

 El parecido de la cabeza de María con la Venus de Médici es evidente aunque no hay que pensar en una influencia directa sino en la copia de modelos intermedios, sarcófagos o relieves galoromanos. La inspiración en un sarcófago lleva al escultor a desechar la iconografía tradicional del tema de la Visitación (normalmente una escena de abrazo entre María e Isabel) sustituyéndola por una escena de filósofos, más adecuada a la tipología de las estatuas-columna.

 

Maestro de la Sonrisa: Es el autor de los famosos ángeles sonrientes (entre ellos el de la Anunciación del portal central) que responden a los presupuestos de un arte cortesano y amable que triunfará en la segunda mitad del XIII, un arte humano, agradable, caracterizado por el preciosismo técnico (plumas de las alas,) en el que, sin embargo, comienzan a aparecer rasgos de geometrismo (plegados) que más tarde darán lugar al llamado "cubismo gótico" .

 

 Maestro de Amiens: La catedral de Amiens se concluyó antes de la de Reims lo que permitió que un grupo de escultores que habían trabajado en Amiens se trasladara más tarde a Reims. Su estilo (Virgen de la Anunciación) deja de lado la antigüedad tanto como la "amabilidad" de los escultores anteriores. Es un arte frío y distante, que no trasluce sentimientos, un arte uniforme y estilizado, realizado en serie, en el que las figuras visten todas túnicas iguales con marcados pliegues rectilíneos.